Inicio / POLICIALES & JUDICIALES / Entre bronca y dolor, una multitud despidió bajo la lluvia a la agente de tránsito atropellada

Entre bronca y dolor, una multitud despidió bajo la lluvia a la agente de tránsito atropellada

Cinthia Choque fue enterrada en el Cementerio de Flores luego de su velatorio en una parroquia de la comunidad boliviana en Pompeya. Mientras, cientos de agentes de tránsito protestaban por mejores condiciones de trabajo. Las amigas de la foto y el miedo a los autos que pasan de noche

El cajón con el cuerpo de Cinthia Choque llegando a la capilla del Cementerio de Flores.
El cajón con el cuerpo de Cinthia Choque llegando a la capilla del Cementerio de Flores.

Fue la sincronía de los homicidios.

Esta tarde Euguenio Veppo, productor televisivo de 31 años, declaraba en el Juzgado N°13 frente a la jueza subrogante Yamile Bernán, al mismo tiempo que el cuerpo de la agente que atropelló y mató el domingo por la madrugadaCinthia Yanet Choque, de 27 años, ingresaba junto a un extenso cortejo al cementerio del barrio de Flores. Mientras tanto, cientos de agentes de tránsito compañeros de Cinthia y de Santiago Siciliano, el otro agente que resultó gravemente lesionado, cortaban la avenida 9 de Julio a la altura del Obelisco para reclamar por mejores condiciones laborales en una movilización inédita.

Pidieron más seguridad, mejores uniformes, mejores salarios y términos de contrato.

“Cinthia murió monotributista”, dijo uno de ellos.

Escenas de dolor y angustia entre el cuerpo de agentes porteños

Escenas de dolor y angustia entre el cuerpo de agentes porteños

El cuerpo de Cinthia había sido velado en la Capilla de Nuestra Señora de Copacabana, muy cerca de su casa en el barrio de Pompeya.

Cerca de 200 personas se acercaron hasta el cementerio para despedir a la agente de 27 años

Cerca de 200 personas se acercaron hasta el cementerio para despedir a la agente de 27 años

Luego de 12 horas de servicio fúnebre, el cortejo partió de Itaquí al 2100 a las 14. De los tres carriles de la calle de ingreso al cementerio ubicado en Balbastro y Varela, sólo uno quedó libre por la gran cantidad de autos. Para ese momento unas cincuenta personas ya aguardaban en la puerta de la capilla, entre ellos varios agentes y algunos funcionarios.

Con frío y una lluvia intensa, familiares, amigos y compañeros, participaron del último adiós a Cinthia

Con frío y una lluvia intensa, familiares, amigos y compañeros, participaron del último adiós a Cinthia

En el primer auto detrás del féretro se lo pudo ver a Cristian, el marido de Cinthia, con un camperón deportivo y apretando fuerte un portaretratos contra el pecho. También estaban sus papás, su hermana y la mayor de sus hijas, de apenas 7 años.

50 familiares bajaron de un micro de escolares naranja. Una Trafic llevó a más gente. Llenaron la capilla, la arcada principal del cementerio y algunos tuvieron que permanecer en la vereda. Nadie intentaba ocultar el dolor.

Cristian, el esposo de Cinthia y papá de sus dos nenas, de 4 y 7 años

Cristian, el esposo de Cinthia y papá de sus dos nenas, de 4 y 7 años

Se realizó un responso breve antes de seguir camino hacia el nicho 34/77 de la Galería Gran Panteón. La multitud, ya cerca de 200 personas, caminó través de las tumbas repletas de flores, colores estridentes, fotos, varias latas de cerveza que delataban brindis recientes, bajo la lluvia.

Debajo de varios paraguas iban amontonados los uniformes cian y amarillos de los agentes. En diálogo con Infobae varios admitieron no haber conocido a Cinthia, pero cuentan que sintieron la necesidad de estar ahí. No podían evitar pensar que podrían haber sido ellos. En la capilla de la Virgen de Copacabana, un uniforme de agente de tránsito fue puesto junto al féretro. En el burlete del parabrisas del Passat de Veppo, la división Rastros de la Policía de la Ciudad encontró fibras color cian, el mismo tono que el uniforme.

Las amigas de la foto estaban entre ellas.

El imponente cortejo cruzando el cementerio hacia la Galería Gran Panteón

El imponente cortejo cruzando el cementerio hacia la Galería Gran Panteón

-¿Eran compañeras?

-Éramos amigas y compañeras– corrige con la voz firme y los ojos llenos de lágrimas Rosalía Cruz. Al lado de ella están Verónica Navarro y Claudia Almirón. En el Facebook de Cinthia una selfie del 29 de enero pasado las muestra a las cuatro de uniforme, camino a un control, sonriendo.

Arriba de izquierda a derecha, Rosalía y Cinthia, abajo Claudia y Verónica

Arriba de izquierda a derecha, Rosalía y Cinthia, abajo Claudia y Verónica

“Nos enteramos por mensajes de nuestros compañeros que preguntaban quién se había accidentado. Después dijeron que era Cinthia, que estaba grave y a lo último que había fallecido”, relataron sobre cómo el domingo a la madrugada se enteraron de lo que había pasado a través de un chat.

“Nadie te podía decir nada malo de ella, todo el tiempo con una sonrisa”, la describe Claudia Almirón.

Le tiembla la voz cuando se refiere a Veppo.

Al centro de la imagen el papá de Cinthia. Al fondo, con un portaretratos bajo el brazo, Cristian, el marido de la agente

Al centro de la imagen el papá de Cinthia. Al fondo, con un portaretratos bajo el brazo, Cristian, el marido de la agente

Tiene toda la responsabilidad del mundo, esa persona tiene que pagar por dos nenas que se quedaron sin mamá. ¿Cómo le explicás a esas nenas? El marido está devastado, su mamá también, todo Tránsito siente esto“, dijo la compañera.

Rosalía agregó: “Queremos justicia por Cinthia y por Santiago, que la gente sea un poco más humana, que tenga empatía, porque no se puede dejar a una persona tirada en la calle. Si se equivocó debería haber admitido su error, no irse como una rata. Porque hizo eso, se escapó como una rata“.

Nicolas Stulberg

Nicolas Stulberg

Verónica por su parte recordó que Cinthia trabajaba desde hace seis años Transporte y desde hace algo más de tres en la parte de controles de la Secretaría durante los fines de semana. Todas aseguraron haber sentido alguna vez miedo durante los controles en avenidas grandes.

“Te pasan cerca, juegan a eso, las motos pasan y te patean el pecho. Cuando uno está en un control lo único que tiene es a su compañero”, describió otra agente, Elena Salazar y le aseguró a Infobae que el año pasado se lo dijo a un jefe de operativo: “Que ningún hijo no tenga que lamentar que no llegue su papá”.

(Fotos Nicolas Stulberg)

(Fotos Nicolas Stulberg)

“Yo estoy tratando de conseguir un psicólogo para Víctor”, compartió además Elena refiriéndose a uno de sus dos compañeros que presenciaron la tragedia. “Santiago quedó doblado como un muñeco en el pavimento y Cinthia murió a mis pies”, había descripto en un chat el controlador. La otra testigo, Noelia, llegó este lunes hasta la capilla, pero se retiró poco antes de las 15 para recibir atención psicológica.

El pasillo de la Galería Gran Panteón no alcanzó a contener a todas las personas que acompañaron a Cinthia este lunes. La gran mayoría escuchó y siguió con la voz instintivamente el Padre Nuestro y los tres Ave María.

Después, entre sollozos y un intenso aroma a flores, el féretro fue depositado en el hueco 34/77 de la zona de nichos del cementerio.

Compruebe también

“Vas a volar por el balcón”: los violentos audios del fisicoculturista que golpeó brutalmente a su novia

Gastón Rodríguez Gil quedó detenido tras atacar a Estefanía en dos oportunidades. La Justicia le …

“Para mí ya no existís más”: el estremecedor mensaje de la hermana del sospechoso de violar y matar a Cielo López

Alfredo Escobar es el principal sospechoso del brutal femicidio de la joven de 18 años …

Dejanos tu comentario